A mi modo de ver, la fotografía, en cualquiera de sus especialidades, es una pasión más que una profesión.

Su práctica abre fronteras más allá de lo visual, aborda incluso el horizonte emocional a través de un lenguaje de colores, composiciones, texturas y efectos, que reflejan lo más intimo en forma de imágenes estáticas, únicas, e irrepetibles.

El corazón es así: ningún latido es igual al anterior, aunque suenen del mismo modo.

 

 

Ian-el-travieso-2. 

 

 
Joomla Templates